Cianotys somaliensis

11260832_389307971261085_7974061554639486169_n
Se trata de una planta perenne, con unas 100 especies diversas que pertenecen a la familia Commelinaceae.

Posee un crecimiento compacto, de baja altura y acelerado, que la hace perfecta para cubrir terrenos espaciosos en un especio relativamente corto tiempo.

Si se decide mantenerla en una maceta de tamaño reducido, crecerá de forma que los tallos saturados de hojas, cubran y oculten el borde de la misma, creando un agradable efecto muy ornamental.
Se comporta de manera apropiada para crecer en una cesta colgante, quedando sus tallos suspendidos.
Los tallos y el follaje tienen un carácter suculento. Las hojas son lanceoladas, lustrosas, de color verde por el haz y burdeos por el envés, están cubiertas por ambas caras de finos y largos pelillos blancos.
De los tallos brotan las hojas directamente ya que carecen de unión con el tallo (este hecho se denomina unión sésil). Los extremos de los tallos están ligeramente orientados hacia arriba.

Esta planta puede ubicarse en un sitio algo sombrío, aunque si recibe un poco de sol matinal favorecerá que las hojas tomen una tonalidad más intensa, la falta de claridad apaga su tono y los tallos tienden a alargarse. En invierno el follaje toma una coloración rojiza.

La floración se produce en verano, en la punta de los tallos. Las flores son pequeñas, de color violeta y no aportan interés ni belleza a la planta.

Una vez que se va acercando la estación más fría hay que ir reduciendo los riegos, espaciándolos y reduciendo la cantidad de agua, sobre todo porque es en esta época cuando la planta puede resentirse de los excesos, llegando a pudrirse las raíces, y con ello, la muerte de la planta.
No obstante, es bastante resistente, tanto a las posiciones a pleno sol como a los periodos breves de sequía, aunque la planta se resentirá de esto observando un aspecto feo.
Los riegos hay que efectuarlos cuando el sustrato esté seco y esperar de nuevo esta circunstancia para volver a regar.
Hay que evitar en lo posible mojar las hojas puesto que los pelillos retienen el agua que favorece las enfermedades.
Las puntas de los tallos conviene pinzarlos regularmente para favorecer un crecimiento denso, en forma de mata compacta.
Se puede regar con un fertilizante líquido estándar cada tres semanas, de primavera hasta inicios del otoño. Tiene una buena tolerancia a los espacios calurosos y se adapta mejor que otras plantas a las atmósferas con falta de humedad.

En regiones de climas cálidos es probable que siga creciendo durante el invierno, con lo que el riego deberá modificarse y aumentarlo en equilibrio.

La reproducción es una tarea verdaderamente fácil.
Para poder propagarla hay que tomar esquejes de punta de unos 10cm de longitud, haciéndolos arraigar directamente en agua o en sustrato para macetas, con un buen aporte de arena gruesa.

Los esquejes disfrutan de la capacidad de poder establecerse en cualquier periodo que comprende desde la primavera al otoño.10407716_389307951261087_3737112247434743827_n

Anuncios

Tradescantia spathacea variegata

11083670_373732962818586_6816994530371303900_nTradescantia spathacea variegata
Ficha de la Tradescantia spathacea variegata
Nombre común : Judio errante, amor de hombre

Nombre científico : Tradescantia spathacea variegata

Familia : comelináceas

Origen : Esta especie es nativa de las regiones tropicales de Centroamérica, principalmente de México. A menudo se la sigue llamando con el nombre de Rhoeo spathacea que es el nombre botánico que tenia anteriormente y la única del género ya que estaba constituido por esta sola especie.

Características : Es una planta muy resistente, herbácea, vivaz y perenne, que posee largas hojas con forma lanceolada formando rosetas de hasta 30 cm de longitud, aunque en ocasiones puede superar este tamaño y llegar a medir 1 metro. En muchos lugares está considerada como invasiva.

Sus hojas son ligeramente cóncavas crecen con una disposición oblicua , agrupadas y superpuestas formando una especie de roseta en la base; son de color verde oliva por el haz y violeta o morado púrpura (más o menos oscuro) por el envés. Dentro de la diversa variedad en el colorido de esta planta, podemos hallarla con las hojas en color verde en su totalidad o marcadas con franjas de color crema o amarillo cremoso como la variedad ‘Vittata’.

La floración es bastante insignificante, poco decorativa, pero muy curiosa con las brácteas dispuestas de manera poco común; están agrupadas en parejas y la forma resultante es parecida a la de un barco.

Las inflorescencias consisten en pequeñas flores con tres pétalos blancos que surgen de las axilas ; son efímeras y están rodeadas de dos brácteas de color violeta y de forma cóncava, que se semi-cierran en el momento de la floración. Los tallos que sostienen las flores son cortos y gruesos. Al crecer la planta, se pierden las hojas más inferiores y los entrenudos se alargan formando un tallo desnudo. Toda la planta es venenosa.

Situación : Necesita luz intensa y a ser posible que la reciba desde arriba para mantener las hojas erguidas. Las variedades con las hojas matizadas soportan bien la luz solar directa durante gran parte del año, incluso en verano, siempre que se mantenga a la planta fuera del sol en las horas más calurosas del día. Crecerán perfectamente en interior si se les facilita espacios con mucha luz y sin corrientes de aire.

Riego : regular y moderado, por lo que hay que dejar que se seque el sustrato antes de regar. El exceso de riego puede provocar la pudrición del cuello de la raiz. En verano aportaremos riegos más frecuentes, mientras que en invierno admite que se espacien bastante.

Humedad : Se debe mantener la tierra húmeda de primavera a otoño y algo más seca en invierno. En verano requiere una elevada humedad ambiental, es beneficioso además humedecerle con cierta asiduidad las hojas con agua, para mantenerlas frescas y limpias.

Abono : cada 15 días en la temporada de crecimiento (primavera y verano).

Temperatura : Prosperarán bien en un ambiente muy húmedo y a una temperatura de unos 20ºC. Si se corta el tallo antiguo en su base, aparecen vástagos laterales que se pueden guardar o separar. La propagación realizada por semillas producen plantas totalmente verdes. Esta planta es sensible a las heladas, pero puede rebrotar desde el subsuelo

Poda : es bueno de vez en cuando, hacerle una buena poda para hacerla más compacta.

Multiplicación : es posible en primavera por medio de brotes o retoños laterales que contengan una o dos hojas y algunas raíces, arraiga con facilidad.

Plagas : aunque es una especie resistente puede ser atacada por pulgones, araña roja si el ambiente es muy seco o cochinilla

Enfermedades : puede padecer hongos en las hojas que se pueden manisfestar como pequeños bultos o bien puede sufrir de botritis cuando está expuesta a mucha humedad.

10462850_373733259485223_6401254306412644889_n

Callisia repens

1896791_350832761775273_8853204320663732412_n

Nativa de Centro América, se trata de una planta de interior que pertenece a la familia Commelinaceae.
Es una encantadora planta pequeña, muy frondosa y decorativa, cuyo mayor atractivo radica en sus bonitas hojas; no llega a tener una altura superior a los 30 cm.

Elabora largos y finos tallos erguidos, con tendencia rastrera a medida que crecen y de los que surgen pequeñas hojitas brillantes, con forma acorazonada o suavemente lanceolada y textura suave, de color verde potente.

Se puede mantener con un porte proporcionado y compacto cortando los tallos que sobresalgan en demasía del conjunto del follaje, o bien, dejar que los tallos cuelguen a su voluntad para destinarla como planta colgante. Las hojas ocasionalmente se pueden tornan de color rojizo por el envés.

Florece en al inicio del verano unas muy pequeñas flores de color blanco, sin ningún interés decorativo ya que son muy poco vistosas.

Necesita de buena iluminación de forma matizada, nunca se debe situar en lugares muy soleados debido a que se pueden quemar las hojas, pero un poco de sol matinal muy suave le es muy beneficioso, un exceso de penumbra hace que los tallos se alarguen entre el nacimiento de unas hojas y otras.

Los riegos del sustrato han de ser regulares, bastante generosos en verano y más contenidos en invierno. Agradece las humidificaciones diarias en épocas de calor, siempre con agua que no esté demasiado fría, templada es la ideal o al menos a una temperatura ambiente.

Una vez humedecida la parte aérea no conviene dejar demasiado tiempo agua encima de las hojas, por ello, hay que inclinar un poco la maceta para así facilitar la eliminación de agua que permanezca sobre ellas.

En la etapa de crecimiento se puede abonar cada dos semanas con un fertilizante líquido para plantas verdes, en dosis bajas, añadido al agua de riego.

Tanto a la hora de regarla como en su ubicación o manipulación hay que tener cuidado, porque los tallos de la Callisia se rompen con mucha facilidad.

La decoloración de las hojas puede ser debido a la invasión de las arañas rojas que tejen finísimas telarañas en el envés de las hojas, el ataque lo favorece un ambiente cálido y seco.

Adquirir una Callisia para una habitación luminosa y fresca es una excelente decisión, ya que además de su elegante aspecto el precio de esta planta es verdaderamente módico y además, nos ofrece la posibilidad de hacernos con un buen número de nuevas plantas a través de multiplicarla mediante esquejes.

Es extremadamente fácil propagarla, basta tomar fragmentos de los tallos más vigorosos que se pueden poner a arraigar en un recipiente con agua o plantar directamente en una maceta con sustrato, en cualquier época del año.

En primavera se puede trasplantar a una maceta más grande si la que tiene se le ha quedado pequeña. Esto se debe realizar en los dos o tres primeros años de vida, después, es mejor hacerse con ejemplares nuevos, debido a que esta planta tiene tendencia a ir perdiendo hojas y a deslucirse con el paso del tiempo.

Es mejor renovarla por medio de esquejes cada áño y hacerse con un par de plantas nuevas. 1896791_350832761775273_8853204320663732412_n (1)10525663_350832731775276_5285052033254603265_n (1)

Tradescantia zebrina

10953149_10202552036476320_8586014476671803691_n

Planta rastrera con largos tallos rojizos y nudos abultados, de los que surgen unas hojas verdes oscuras con dos bandas plateadas con un brillo metálico por arriba y púrpuras por debajo.

La planta es rastrera, pero si se le proporcionan los soportes adecuados también se puede utilizar como trepadora. Para mostrar toda su belleza, requiere bastante luz indirecta, ya que de lo contrario, todas las tonalidades de su bello colorido, se verán más apagadas. La zebrina, se cultiva desde 1840 como planta ornamental.

Aunque en realidad, las tres especies de Zebrina existentes constituyen un género, actualmente se las incluye junto con las Tradescantia, con las que están estrechamente emparentadas dándoseles el nombre de Tradescantia zebrina. Los cuidados también son similares.

– Floración:
Produce pequeñas flores casi blancas por el interior de los pétalos y rosas por el exterior.

– Origen:
Existen tres especies de Zebrina procedentes de Centroamérica, donde se desarrolla hasta los 2000 m. de altitud.

Cuidados

– Riego y humedad:
Riegue con agua sin cal abundantemente en verano (sin encharcar) y menos en invierno, no deje que la tierra se seque del todo antes de volver a regar. ATENCIÓN: esta planta admite muy bien el cultivo hidropónico y también en macetas con reserva de agua.

– Luz:
Debe estar en una situación muy luminosa pero sin luz solar directa.

– Temperatura:
Entre 15 y 30º C. temperatura invernal: de 7 a 10º C.

– Transplante:
Trasplantar si es necesario en primavera.

– Abono:
Abonar quincenalmente durante el verano.

– Enfermedades:
Pulgón y araña roja.

Cultivo

– Suelo:
Bien drenado (mantillo, turba tierra de jardín y arena, en la misma proporción).

– Multiplicación:
Es muy fácil multiplicarla mediante esquejes, que enraízan en agua, también puede dividir las plantas demasiado apelotonadas.

– Consejos:
* Proporciónele un lugar muy luminoso para que sus hojas muestren todo su colorido.
* Si es usted de esas personas que no pueden tener plantas colgantes ya que se le mueren por no regarlas adecuadamente, pruebe a cultivar esta planta en una maceta con reserva de agua (riego automático) suspendida en un lugar luminoso, o en un estante para que la planta cuelgue. De esta manera, sólo tendrá que vigilar de vez en cuando el indicador de nivel de agua del recipìente y añadirle si fuera necesario.
* Cuidado en invierno con el aire cálido de los radiadores.

10641020_10202552035316291_1408616840480397519_n

Tradescantia purpúrea, Purpurina

10933852_349737541884795_4270107264202854614_n10405524_349737565218126_3493398419069531680_n

La Purpurina o Amor de hombre es una planta muy llamativa por su colorido púrpura. A finales de verano emite unas florecillas rosa-violáceo.
Estas plantas cubren el terreno en pequeñas superficies, secas o húmedas, soleadas o umbrosas, pero eso sí, sólo para climas sin heladas o heladas débiles. Buena para macetas con porte colgante.
Su cultivo es muy sencillo.
Luz

Purpurina requiere de lugares con abundante luz, incluso a pleno sol. También tolera la sombra.
Temperatura

Se desarrolla bien en climas cálidos (mínima -3ºC), pero con el frío se estropea, aunque podándola fuertemente rebrota en primavera.
Riego

Resistente a la falta de agua. Soporta la sequedad.

Regar dejando secar el substrato entre dos riegos.

Un exceso de agua provoca la pudrición de la planta.

Abonado

Abonar cada 3 semanas durante el periodo vegetativo.
Multiplicación

Reproducción por esquejes sin dificultad, desde primavera a otoño. Eliminar las hojas inferiores y plantar en una mezcla de turba y mantillo (los polvos de hormonas favorecen el enraizamiento).

Tradescantia navicularis

10690142_348850061973543_4216453236933460088_n (1) 10395816_348850098640206_4582405839362936070_n 10372304_348850145306868_6738783143188431300_n 10304794_348850165306866_6525592493636945787_nTradescantia navicularis
Nombre botánico: Tradescantia navicular

Tradescantia navicular Otros nombres: Callisia navicular – Callisia navicularis

Nombre común: Planta cadena – Flor del día

Familia: Commelinaceae

Origen: Perú, México y Bolivia, en estos países crece en estado salvaje sin contrariedades.

Cualidad: Su crecimiento rastrero la hace muy adecuada para cubrir zonas acotadas de jardines de bajo mantenimiento. También lucirá admirable en una maceta colgante.

Condición: Perenne.

Descripción: Es una planta de tendencia postrante. Los suculentos tallos rojizos se adornan de curiosas hojas en forma de pequeño barquillo que se superponen a medida que van surgiendo. Los tallos pueden alargarse demasiado entre un nudo y otro durante su crecimiento, distanciándose un grupo de hojas del siguiente, lo que hace que la planta quede algo deslucida.

Disponer: En macetas colgantes o jardineras y para cubrir pequeñas zonas de terreno.

Periodo de floración: Al inicio del verano lo hace de forma pletórica, y continua sin parar pero haciéndolo más sosegado hasta bien entrado el otoño.

Flor: Forma largos tallos florales ataviados con multitud de pequeñas flores que están compuestas de tres pétalos de color rosa intenso o púrpura adornados de largos filamentos. Las flores son muy efímeras, ya que nacen y mueren en un mismo día.

Situación: Requiere un emplazamiento soleado o al menos que cuente con unas cuantas horas de sol al día. En interior sólo evolucionará si se ubica en un lugar semi-soleado y con buena ventilación. Se encontrará inmejorable en un patio semi-soleado con una adecuada protección ante el frío intenso.

Singularidad: La floración es la característica del género, sin bien esta especie lo hace con mayor profusión.

Riego: Siempre de forma moderada, el sustrato si permanece demasiado tiempo mojado pudre las raíces que son delicadas en este punto. Necesita menos riegos que otras especies del género.

Cuidados especiales: Sólo hay que vigilar que los riegos no sean copiosos. Las hojas o tallos que se secan es conveniente eliminarlas para que no sean un nido de enfermedades.

Abonado: No excederse en el abonado, bastará con emplear pequeñas cantidades de fertilizante líquido cada tres semanas durante su periodo de desarrollo.

Curiosidades: Según las condiciones de cultivo el aspecto de la planta puede Tradescantia navicularvariar en el tamaño de las hojas y en su coloración. En una misma planta pueden encontrarse conjuntos de hojas de color verdoso o púrpura si éstas son más viejas.

Reproducción: El modo más cómodo y sencillo es mediante fragmentos de tallo que contenga algún nudo por el que enraizará. Cualquier tallo originará raíces con suma rapidez en cualquier recipiente con agua.

Apunte: Es algo natural en esta planta que con el tiempo su aspecto muestre una apariencia sensiblemente deslucida si está en exposiciones rigurosas, por ello, es conveniente hacerse con nuevos ejemplares cada poco tiempo.

Tradescantia sillamontana

1555476_10202393147704200_2195619912896789988_n 11137141_377775509080998_6830979681373621323_n (1)

Esta deliciosa Tradescantia es una herbácea de condición perenne, tiene un interesante factor decorativo causado por la lanosidad blanca que cubre sus tallos y hojas.

Es originaria del noreste de México, y pertenece al orden de la familia Commelinaceae.

Los gruesos tallos poseen una naturaleza suculenta; inicialmente emergen de manera erguida para arrastrarse generosamente una vez consiguen un tamaño de unos 30 cm y se ven vencidos por su peso.

Esto origina una planta excepcional para colocar sobre una repisa o en otro elemento donde puedan colgar sus ornamentales tallos.

Los tallos se forman de manera copiosa y se cubren de hojas de disposición enfrentadas y aspecto acanalado, son de textura carnosa, sin peciolos, anchamente ovaladas, de color verde desvaído.

Sus exigencias en cuanto al sustrato es preferible mantenerlo muy húmedo (no mojado), desde la estación primaveral hasta el otoño y algo más seco en invierno. Durante ese tiempo hay que abonarla con un fertilizante líquido estándar cada quince días .

Florece a lo largo del verano, produce unas inflorescencias por lo general solitarias en los extremos de los tallos, éstas son pequeñas y están formadas por tres pétalos de color rosa púrpura.

La floración es en esencia la típica del género y aunque no le suma mayor atractivo a la planta la hace más original.

La Tradescantia lanosa es de cuidados simples y no da apenas problemas ya que resiste bien los descuidos; además se adapta a diversas condiciones de luz siempre que no sea de sol directo.

Tolera estar al aire libre en verano. Se puede mantener perfectamente en el interior de casa durante todo el año, no así si se encuentra en el exterior, ya que al ser una planta que le gusta las temperaturas cálidas puede perjudicarle seriamente permanecer fuera durante los días más fríos.

Si se da esta circunstancia hay que buscarle un lugar protegido donde pasar el invierno y volver a ponerla fuera cuando no exista ya el peligro de frío intenso.

No requiere de podas propiamente dichas, sólo hay que suprimir los tallos débiles o que no tengan interés.
Una buena idea es hacerse con nuevas plantas mediante esquejes de la planta madre, de esta forma siempre se tendrán plantas nuevas y lozanas.

Todo este grupo de plantas son conocidas por la suma facilidad que tienen sus esquejes en enraizar en un corto periodo de tiempo y por diversos medios, como por ejemplo: introducidos en un vaso con agua.
Las raíces comenzarán a mostrarse a los poco días sin excesivos problemas, de la misma forma enraizará de modo sencillo insertando los esquejes directamente en el sustrato, sin necesidad alguna de utilizar hormonas para enraizar.

La propagación se efectúa primordialmente en primavera, pero puede hacerse sin dificultad en otros momentos del año.