PACHYPODIUM LAMEREI, PALMA O PALMERA DE MADAGASCAR

Unas de las plantas, que quise tener en mi cultivo, objetivo cumplido.

DSCN6920[1]

El género Pachypodium, de la familia Apocynaceae, se compone de unas 25 especies de árboles y arbustos suculentos originarios, en su gran mayoría, de Madagascar. Algunas especies son: Pachypodium lamerei, Pachypodium ambongense, Pachypodium geayi, Pachypodium baronii, Pachypodium rosulatum.

Se conoce por nombres vulgares de Palma o Palmera de Madagascar.

Se trata de una planta suculenta de grueso tallo columnar cubierto de espinas de unos 3 cm de longitud, ramificado sólo en la punta y que puede medir hasta 3 metros de altura. Presenta hojas muy parecidas a las de la planta Nerium oleander (Adelfa), de color verde vivo, carnosas y brillantes. Las flores aparecen en el ápice de la planta y suelen ser blancas o rojizas. Florecen durante el verano. Producen curiosos frutos en forma de pequeñas bananas.

Son plantas de crecimiento lento que se utilizan como ejemplares aislados en el jardín (si el clima lo permite) o para crear barreras impenetrables, aunque lo más habitual es cultivarlos en macetas como plantas de interior o de exterior en patios y terrazas.

La Palmera de Madagascar requiere una exposición soleada o bien iluminada (en interior) y temperaturas altas; no le convienen temperaturas inferiores a los 10 ºC.

TÉCNICA DE CULTIVO
Las Pachypodium siendo plantas originarias de zonas tropicales, tienen necesidad de temperaturas invernales bastante elevadas que no tienen que bajar de 12-15°C. No toleran las heladas, tanto que temperaturas demasiado bajas causan la pérdida inmediata de las hojas y son señal de que la planta está muriendo. No tienen en cambio grandes problemas con las temperaturas máximas que soportan sin problemas hasta 37-40°C.

Asegure sobre todo una buena ventilación si las temperaturas se ponen altas porque un aire caliente estancado es deletéreo para estas plantas.

La exposición luminosa es uno de los factores fundamentales para un bueno éxito del cultivo. Tienen necesidad de mucha luz, la luz solar directa. La exposición mejor, si la planta al exterior, es al sur donde puede recibir toda la luz disponible la mayor parte del día. Evite plantarla al exterior a la sombra de árboles o de casas. Si son cultivadas en maceta y dentro de casa, para tener éxito en el cultivo de esta planta, es necesario desplazarla al exterior durante los meses veraniegos para poder tener una luz óptima durante el crecimiento activo y reconducirla dentro de casa durante el período otoño-invierno en una zona expuesta al sur de modo que puedan recibir la máxima luz posible. Si no puede satisfacer estas exigencias de luz, sería oportuno renunciar al cultivo de esta planta y así evitará un fracaso seguro.

RIEGO Y HUMEDAD
Deben ser regadas regularmente durante el período veraniego, siempre dejando el terreno levemente húmedo, no ensopado. No deje las Pachypodium en seco demasiado tiempo porque tienen un aparato radicular muy tierno que tiende a secarse pero atención a no excederse porque un terreno demasiado empapado favorecerá podredumbres radiculares.

Durante el período invernal los riegos tienen que ser reducidos sensiblemente, esperando que el terreno se seque en superficie antes de proceder con el siguiente riego ya que la planta entra en descanso vegetativo y por tanto es importante que tenga cuidado de que las raíces no queden demasiado tiempo en un terreno demasiado mojado porque podrían pudrirse rápidamente.

SUELO – TRASPLANTE
Para las Pachypodium un buen terreno de cultivo puede estar formado por terreno para cactáceas al que añadirá una buena cantidad de arena gruesa o perlita para favorecer el drenaje del agua de riego.

El trasplante se realiza sólo cuando vea que está ocurriendo un nuevo crecimiento en la maceta, al principio de la primavera.

Siempre aconsejo el empleo de terracota que permite respirar al terreno.

DSCN6921[1]

Anuncios