Lophophora williamsii

11230787_407993046059244_5820640200023689873_n

Nombre científico o latino: Lophophora williamsii.

– Nombre común o vulgar: Peyote, Botón de Mezcal, Jícore.

– Origen: cacto de los desiertos rocosos de México y del Valle del Río Grande en Texas.

– La planta, conocida vulgarmente como peyote, presenta raíz axonomorfa y tallo globular blando, carnoso y de color verde azulado.

– Tiene el apice deprimido y mide unos 10 ó 12 cm de diametro.

– El peyote carece por completo de espinas y su veneno les sirve para impedir ser devorados por los animales.

– Durante el verano asomarán por el centro unas flores de color rosa pálido.

– Las aréolas del peyote, que presentan espinas sólo en la primer etapa del crecimiento de la planta, se vuelven enseguida inermes, cubiertas de fieltro blanquecino, mas tupido en el apice.

– Posee el peyote una raíz axonomorfa muy larga.

– Longevidad del peyote: varios decenios en maceta.

– Existen distintas variedades de Peyote:

– Lophophora williamsii var. decipiens, mas pequeña y con tubérculos de forma cónica cuando la planta es adulta.

– Lophophora williamsii var. texensis, con hasta 14 costillas.

– Lophophora williamsii var. caespitosa, que amacolla de manera abundante.

– Lophophora williamsii var. jourdaniana, variedad de flores color rosado violaceo, que anteriormente fue clasificada como Lophophora jourdaniana.

– Lophophora williamsii var. diffusa.

– Los peyotes contienen mezcalina, una droga mortal tomada en grandes dosis.

– Usado por los aztecas por sus efectos alucinógenos, con fines religiosos para entrar en contacto con el más allá, con los dioses.

– Todavía hoy en día en algunas regiones de México tienen vigencia estos rituales con peyote.

– Existen otros cactus alucinógenos como Trichocereus pachanoi.

– Ciertos indios cortan y comen partes de la planta del peyote que emplean para inducir un trance durante celebraciones religiosas.

– Los efectos alucinógenos del peyote son fuertes, se producen alucinaciones auditivas, gustativas y táctiles; presentan también la sensación de pérdida de peso, visión agrandada de los objetos y alteración en la percepción del tiempo.

– La intoxicación produce intensos cambios en la química cerebral de los neurotransmisores serotonina y noradrenalina, y da orígen a un gran número de eventos que se manifiestan exteriormente como eufória, pérdida de la relación espacio-temporal, analgesia, alucinaciones visuales y auditivas.

– Uso medicinal del peyote: ha sido usada tradicionalmente como un recurso medicinal por curanderos indígenas y mestizos para aliviar la fatiga y el dolor, así como para obtener sensaciones psíquicas agradables; se utiliza también para aliviar el hambre y la sed, o para la curación de distintos tipos de heridas, aplicándolo directamente sobre las mismas.

– La venta del peyote está prohibida; la planta se considera droga ilegal, sin embargo es sabido que existe un comercio clandestino de la especie.

– Las plantas se extraen clandestinamente de su hábitat natural y por lo mismo las poblaciones han sido seriamente mermadas en algunas zonas de distribución de la especie.

– Se ha usado el peyote también en la fermentación bebidas alcohólicas.

– Luz: requiere semisombra en los meses mas calurosos.

– Temperaturas: resiste bien el frío, a condición de que sea seco.

– En invierno, ubicar el peyote en un sitio soleado, fresco, a una temperatura mínima de 5ºC y completamente seco. Entonces se ablandará y contraerá.

– A partir de primavera trasladar al peyote a otro lugar soleado pero más cálido y aumenta el riego cuando llegue el calor.

– Humedad ambiental: el peyote necesita un abiente lo más seco posible, sobre todo durante el periodo de parada invernal.

– Maceta: los peyotes desarrollan una raíz gruesa y profunda, así que deben cultivarse en macetas hondas pese a su poco tamaño. Las latas de conservas ofrecen buenos resultados.

– Substrato: ligeramente basico, bien drenado y poroso.

– Riego del peyote: cada 10 ó 15 días, en primavera y en verano, 1 ó 2 veces durante el otoño. Ni la menor gota de agua en invierno.

– Los peyotes son propensos a la podredumbre, de modo que sólo deben regarse ligeramente desde primavera a otoño.

– Abono: desde primavera a principios de otoño, añadir cada dos meses un abono líquido para cactáceas.

– Trasplante del peyote: cambio de maceta en primavera cada 2 ó 3 años.

– Multiplicación del peyote: se lleva a cabo mediante semillas, entre 19 y 24ºC, en miniinvernadero, en arena en primavera.

– Los ejemplares que amacollan pueden multiplicarse mediante el enraizamiento de vastagos basales.

11666310_407993056059243_467167849197609705_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s