Cianotys somaliensis

11260832_389307971261085_7974061554639486169_n
Se trata de una planta perenne, con unas 100 especies diversas que pertenecen a la familia Commelinaceae.

Posee un crecimiento compacto, de baja altura y acelerado, que la hace perfecta para cubrir terrenos espaciosos en un especio relativamente corto tiempo.

Si se decide mantenerla en una maceta de tamaño reducido, crecerá de forma que los tallos saturados de hojas, cubran y oculten el borde de la misma, creando un agradable efecto muy ornamental.
Se comporta de manera apropiada para crecer en una cesta colgante, quedando sus tallos suspendidos.
Los tallos y el follaje tienen un carácter suculento. Las hojas son lanceoladas, lustrosas, de color verde por el haz y burdeos por el envés, están cubiertas por ambas caras de finos y largos pelillos blancos.
De los tallos brotan las hojas directamente ya que carecen de unión con el tallo (este hecho se denomina unión sésil). Los extremos de los tallos están ligeramente orientados hacia arriba.

Esta planta puede ubicarse en un sitio algo sombrío, aunque si recibe un poco de sol matinal favorecerá que las hojas tomen una tonalidad más intensa, la falta de claridad apaga su tono y los tallos tienden a alargarse. En invierno el follaje toma una coloración rojiza.

La floración se produce en verano, en la punta de los tallos. Las flores son pequeñas, de color violeta y no aportan interés ni belleza a la planta.

Una vez que se va acercando la estación más fría hay que ir reduciendo los riegos, espaciándolos y reduciendo la cantidad de agua, sobre todo porque es en esta época cuando la planta puede resentirse de los excesos, llegando a pudrirse las raíces, y con ello, la muerte de la planta.
No obstante, es bastante resistente, tanto a las posiciones a pleno sol como a los periodos breves de sequía, aunque la planta se resentirá de esto observando un aspecto feo.
Los riegos hay que efectuarlos cuando el sustrato esté seco y esperar de nuevo esta circunstancia para volver a regar.
Hay que evitar en lo posible mojar las hojas puesto que los pelillos retienen el agua que favorece las enfermedades.
Las puntas de los tallos conviene pinzarlos regularmente para favorecer un crecimiento denso, en forma de mata compacta.
Se puede regar con un fertilizante líquido estándar cada tres semanas, de primavera hasta inicios del otoño. Tiene una buena tolerancia a los espacios calurosos y se adapta mejor que otras plantas a las atmósferas con falta de humedad.

En regiones de climas cálidos es probable que siga creciendo durante el invierno, con lo que el riego deberá modificarse y aumentarlo en equilibrio.

La reproducción es una tarea verdaderamente fácil.
Para poder propagarla hay que tomar esquejes de punta de unos 10cm de longitud, haciéndolos arraigar directamente en agua o en sustrato para macetas, con un buen aporte de arena gruesa.

Los esquejes disfrutan de la capacidad de poder establecerse en cualquier periodo que comprende desde la primavera al otoño.10407716_389307951261087_3737112247434743827_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s