mammillaris

10814337_10202176733213973_1909311910_n
N-1

Nombre científico o latino: Mammillaria spp.

– Nombre común o vulgar: Mamilaria.

– Origen: en su mayoría provienen de México aunque algunas son nativas del sudeste de Estados Unidos, el Caribe, América Central y de la parte norte de América del Sur.

– Etimología: el nombre del género, que fue propuesto por Haworth en 1812, proviene del latín “mammilla”, mama, debido a que las aréolas se disponen en tubérculos cónicos en vez de estar organizadas en costillas como en muchos otros cactus.

– Existen unas 300 especies de Mammillaria. Sólo el género Opuntia le supera en especies entre los cactus.

– Se pueden hallar Mammillarias desde el nivel del mar hasta grandes elevaciones.

– También varían en tamaño desde miniaturas de 2,5 cm de diametro, hasta tipos columnares de hasta 30 cm.

– Flores: de 0,50 ó 1 cm de diámetro, diurnas, se abren en forma de corona en el ápice de los tallos.

– La flores aparecen en primavera (principalmente) y se prolongan varias semanas.

– Longevidad: de 15 a 20 años, en maceta, en casa.

– Sus requerimientos de cultivo son muy variados.

– Algunas especies son de rápido crecimiento y fácil cultivo, llegando a florecer mientras la planta es jóven.

– Otras son plantas muy robustas de interior y habitualmente echan flores, mientras otras son propensas a la putrefacción de raíz si se las mantiene en lugares muy fríos, o con el sustrato demasiado húmedo y sólo vale la pena cultivarlas si se es un experto.

– Es muy fácil iniciar una colección de Mammillaria porque existen muchas en el mercado.

– Cree una composición únicamente con mammillarias.

– Luz: pleno sol.

– Temperaturas: poco sensibles al frío.

– Florecen mejor cuando pasan el verano al aire libre, en un lugar bien soleado.

– Substrato: todas requieren un substrato bien drenado.

– Abono: en primavera y verano, añadir 1 vez al mes un abono líquido para cactáceas.

– Riego: cada 15 días, desde la primavera hasta el principio de otoño; no riegue durante el invierno.

– Deben mantenerse completamente secos durante el invierno, a una temperatura comprendida entre los 5ºC y los 10ºC, ya que de lo contrario es muy frecuente que se produzca podredumbre radical.

– Plagas: cochinillas.

– Trasplante: a principios de primavera, cada 2 ó 3 años.

– Multiplicación: se multiplican mediante sentillas en primavera o verano, pero especialmente por medio de esquejes o retoños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s